Conviértete en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La historia de Advanced Organic Materials

La historia de Advanced Organic Materials (AOM) es interesante porque a lo largo de sus 15 años de existencia, supo no solo adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado sino que logró crecer, diversificarse y transformarse en un exportador mundial de ingredientes naturales.

AOM une dos mundos que por lo general están separados: el natural y el tecnológico. A través de un proceso complejo de extracción y purificación de un subproducto de la refinación de aceites vegetales procedentes del girasol, la soja y la colza producen una serie de ingredientes orgánicos que luego se utilizan en productos tan diversos como postres, cremas humectantes, bebidas saludables, suplementos alimenticios y comida para animales.

El Director Comercial, Ezequiel Abad, se refiere a AOM como una empresa de tecnología porque muchos de los equipos de proceso fueron diseñados por su equipo de ingenieros. En otras palabras, no son máquinas genéricas de producción industrial que se pueden adquirir en cualquier lado.

Evolución

“Empezamos elaborando tocoferoles de soja transgénica ya que era la materia prima mas disponible y tradicional para la elaboración de tocoferoles. De la mano de este tipo de productos, AOM pudo acompañar la transición hacia la incorporación de antioxidantes naturales de varios sectores que históricamente utilizaban mayormente antioxidantes sintéticos procedentes de la industria petroquímica”, cuenta Abad.

El siguiente paso natural era producir de fuentes no manipuladas genéticamente para abastecer mercados más sensibles a estas particularidades, principalmente el europeo. Para ello hubo que localizar materias primas en otras áreas geográficas de nuestro planeta, como Brasil e India.

Pero como el mercado vive una evolución constante, en AOM detectaron una tendencia en el consumo hacia lo que hoy se conoce como productos Clean Label y se anticiparon seleccionando fuentes específicas, que más allá de ser naturales, son semillas no manipuladas genéticamente, no alérgenas, y más respetuosas con el medio ambiente, y de esta manera lanzaron la línea Sun E, pionera en el uso del girasol para la producción de tocoferoles y vitamina E.

Valencia

Otro momento bisagra de AOM fue la reciente apertura de la planta de producción en Valencia, España. Semejante inversión fue necesaria por el aumento exponencial en el volumen de ventas y por el interés estratégico de estar cerca de los países a los que les compran sus materias primas. Toda la materia prima de colza y parte importante de la de girasol se compra en Europa y en la zona del arco mediterráneo.

Actualmente exportan sus productos a todo el mundo. Por tamaño de mercado, se encuentran primeros en el ranking de ventas Norteamérica y Europa, y luego Asia y Oceanía.

“Vendemos en los mercados que están bien encaminados en la transición de ingredientes sintéticos a naturales; lugares en donde los consumidores saben más sobre los ingredientes de los productos que compran en el supermercado y que están dispuestos a pagar más por un producto más limpio”, explica Abad.

Con respecto a sus próximos planes, esperan añadir nuevos productos a su portfolio, así como nuevos formatos de productos existentes. Según las últimas cifras en ventas de productos derivados de la colza, parece que el futuro es prometedor ya que en los últimos cuatro meses vendieron más que todo lo que vendieron en el 2020.